reckeweg_Logo   rec1-1
rec3

 

Principios de la Homeopatía

Super User

Eficacia sin efectos secundarios

El doctor Constantin Hering (1800-1880), quien en un principio fue un gran detractor de las ideas postuladas por el Dr. Hahnemann, fue paulatinamente adquiriendo la convicción no solamente del alto valor terapéutico de las sustancias homeopáticas, sino también llegó a defender y difundir enunciados que después de más de un siglo siguen siendo válidos para la terapia homeopática moderna.  Se trata de la observación de la evolución semiológica del paciente,  la que según el Dr. Hering debe cumplir con 4 principios para garantizar la curación y evitar la cronicidad de las enfermedades.  Estos importantes principios son:      

  • la sintomatología debe desplazarse desde arriba hacia abajo
  • la sintomatología debe desplazarse desde adentro hacia afuera
  • las afecciones deben desplazarse desde órganos o tejidos de mayor importancia vital hacia órganos o tejidos de menor importancia vital
  • la desaparición de los síntomas debe ser inversa a la aparición cronológica

Eficacia sin efectos secundarios

 

 

 

Homeopatía -este término derivado del griego homoios (similar) y pathos (enfermedad) se refiere a un sistema terapéutico completo que estimula de manera suave y continua los esfuerzos naturales y regenerativos del organismo.


Hasta la aparición de la industria química y la fabricación de medicamentos sintéticos que vinieron de la mano de la revolución industrial, las enfermedades eran tratadas exclusivamente aplicando métodos terapéuticos basados en la naturaleza.  Sin embargo, los tratamientos con medicamentos de fabricación química fueron consiguiendo cada vez mayor importancia.  Solamente los efectos secundarios que se presentan en los pacientes cada vez con mayor frecuencia dan ahora lugar a un escepticismo creciente respecto a estos últimos métodos terapéuticos.

 

La homeopatía nació hace más de 200 años basada en las experiencias que su genial fundador, el médico y naturalista alemán Christian Friedrich Samuel Hahnemann (1755-1843), quien recopiló experiencias y fundamentó durante cuarenta años de investigación, las bases de la terapia homeopática moderna.


La primera premisa fundamental de la homeopatía se puede extraer de la sentencia latina “Similia similibus curentur”, que significa “que los semejantes sean curados por los semejantes”.  Este concepto terapéutico fue reconocido y utilizado desde los principios de la medicina con Hipócrates (s. V a.C.) y coexistió durante muchos siglos con el principio contrario, que sería usado por Galeno (s. II) como único método terapéutico: “Contraria contrariis oponenda” que supone la administración de medicamentos cuya acción es opuesta a las manifestaciones propias de la enfermedad.

 

 

 

El mismo Paracelso (x. XVI) recomendaba la utilización de karenas o dosis mínimas de las sustancias que provocan en individuos sanos la sintomatología que presenta el paciente.  Desde el punto de vista moderno, la homeopatía puede describirse como una terapia de estimulación de las defensas del organismo para contrarrestar los desbalances fisiológicos que dan lugar a la aparición de los “síntomas patológicos” propios de una enfermedad y al posterior proceso degenerativo que afecta las estructuras anatómicas de los diferentes órganos y sistemas del cuerpo humano.


Unido inherentemente al principio de similitud citado anteriormente, encontramos otra premisa fundamental de la homeopatía, y es que cada individuo presenta formas de reaccionar diferentes a un estímulo determinado y localizaciones específicas distintas de dichas reacciones debido a sus características biológicas particulares.

Para comprender este principio, la homeopatía afirma que la “enfermedad” no es más que la respuesta del organismo para buscar el equilibrio biológico que se ha perdido ante una causa perturbadora.  Este principio conduce indefectiblemente a la individualización de la terapéutica en homeopatía, ya que cada individuo presentará modalidades reactivas propias y lugares de resistencia menor (locus minoris resistentiae).  Es por ello que la investigación sistemática y profunda de la acción patogenética de las sustancias en homeopatía es base fundamental para el desarrollo de medicamentos de alta eficacia hoy en día.

De allí que las combinaciones de los medicamentos complejos de la farmacéuticaDR. RECKEWEG Bensheim, y específicamente la serie de medicamentos Gastreu® han sido cuidadosamente formulados según las experiencias investigativas y la sintomatología de cada enfermedad.  Apoyada en este concepto, la farmacéutica  DR. RECKEWEG Bensheim ha logrado formular una considerable gama de medicamentos altamente confiables y seguros, y ha facilitado enormemente la elección de los medicamentos en la terapéutica médica, debido a que el campo de acción de cada uno de ellos es generosamente amplio.

 

Durante los siglos XIX y XX el estudio de los medicamentos homeopáticos integró las experiencias obtenidas por una larga lista de investigadores de tres formas principalmente:

  • la experimentación patogenética, es decir, la administración repetida de sustancias farmacológicamente activas a individuos sanos (en ausencia de una evolución patológica) en dosis crecientes pero subtóxicas con el objetivo de documentar y estudiar las alteraciones fisiológicas con signos y síntomas comunes
  • la toxicología, que aporta el conocimiento existente de las alteraciones fisiopatológicas y lesiones anatomopatológicas provocadas por intoxicaciones accidentales de sustancias farmacológicamente activas
  • la experimentación terapéutica, es decir, la comprobación mediante la observación clínica de la efectividad de la acción terapéutica de cada sustancia homeopática sobre los signos y síntomas patogenéticos y toxicológicos que han sido tratados mediante la administración del medicamento, sea este unitario o complejo

Sin embargo, en la práctica médica moderna se presentan constantemente conjuntos de signos y síntomas asociados a procesos patológicos complejos que son difícilmente incluídos en la patogenesia de un medicamento homeopático único.

Por otro lado se puede identificar una multiplicidad de estímulos desequilibrantes a las que hoy en día es sometido todo organismo humano, incluyendo factores alimenticios, emocionales, toxicológicos, genéticos y medioambientales por citar solamente algunos, y de allí se justifica la prescripción de más de un medicamento homeopático o bien la creciente tendencia actual del uso de los medicamentos homeopáticos complejos como agentes medicamentosos que dirigen su potencial terapéutico hacia determinada entidad patológica de manera integral.

fecha2fecha1